Un rincón para sentir el cine.

Escenas Inolvidables: El Resplandor – ¡Aquí está Jack!

Publicado el 03 de noviembre del 2010 en ESCENAS INOLVIDABLES

A propósito de estos días donde lo lúgubre, lo sombrío se pone de manifiesto; CINEECUADOR ha pensado en una ESCENA INOLVIDABLE que rinda tributo a tal fecha. Para ello, hemos escogido, la película EL RESPLANDOR.

El lobo feroz que ataca a los 3 chanchitos en el cuento clásico que leímos alguna vez cuando pequeños jamás me asustó, hasta que tuve 19 años. El temible Jack Torrance -Jack Nicholson-, quien se encargaba de cuidar el Hotel Overlook durante los meses de invierno, se convirtió en aquél lobo feroz, intentando derribar, en este caso, la puerta del baño. En éste, su esposa Wendy  -Shelley Duvall- grita mientras Jack destroza la puerta con un hacha. Sus ojos se desorbitan, se pierden, se congelan. Solo entonces comprendí lo que era el terror.

Esta escena es una de las tantas que encuentro memorables en la película El Resplandor, dirigida por Stanley Kubrick en 1980 y basada en el libro de Stephen King -publicado tres años antes-. En la época de su estreno, la cinta pasó desapercibida y sólo el tiempo le ha dado la importancia y notoriedad que se merece. Tanto, que hoy en día es considerada una obra de culto, un clásico.

¿La razón principal? Pues que no existe mejor terror que aquél que surge de una situación perfectamente posible ¿O es que acaso los trastornos mentales provocados por un alto nivel de estrés no son plato de comida diaria en nuestro mundo?

En esta escena, además, Kubrick se corona como un maestro de la cromática en el cine: por un lado tenemos a Jack rompiendo la puerta del baño; la habitación está iluminada por la luz dorada de la lámpara y cierto reflejo rojizo, producto de su camisa a cuadros. La puerta mantiene la composición de la escena: es color crema. Del otro lado encontramos a la aterrorizada Wendy, vestida de azul y verde,  en un baño cuyos azulejos son celestes. La puerta, una vez más y gracias a su color tan neutral, mantiene la armonía.

Una puerta, dos mundos. El primero: el mundo de la violencia que no conoce límites; el del hambre de agresión; el de la búsqueda desenfrenada por el caos. El segundo: el mundo de la inocencia, el de la falta de defensa ante el pánico; el de la desesperación. Pero incluso en este momento, el instinto de supervivencia es superior al miedo. Jack logra romper la puerta y, mientras por el agujero de madera mete su cabeza para gritar ‘Aquí está Jack’ –frase que Kubrick hizo repetirla 157 veces-, su mano intenta abrir el picaporte. Wendy entonces y aún con los ojos desorbitados, logra herir esa mano atacándola con un cuchillo.

¿No es memorable entonces la capacidad de esta escena para recordarnos la fuerza interior que todos tenemos dentro y que es capaz de superar cualquier circunstancia?

Es por eso que ésta es una ESCENA INOLVIDABLE.  Porque mantiene la esperanza, porque grita –al igual que Wendy– pero no de terror, sino de certeza porque sabe que siempre hay una salida.

Les dejo el video, por si quieren recordar el susto que tuvieron cuando la vieron.

Una respuesta

  1. Pingback: Tweets that mention Escenas Inolvidables: El Resplandor – ¡Aquí está Jack! « EL CINE VISTO DESDE LA MITAD DEL MUNDO. -- Topsy.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s