Un rincón para sentir el cine.

Enrique Chediak: “Sebastián Cordero tiene el no dañado”.

Publicado el 20 de octubre de 2010 en CINE NACIONAL, ESTRENOS, PELÍCULAS RECOMENDADAS.

Sábado por la mañana. Soy una de las tantas personas que hacen fila en el OchoyMedio. La cola es tan larga que incluso llega hasta las afueras del lugar. Son las 10:55 y la gente se impacienta. ‘Rabia’ se estrena en pocos minutos. De pronto, uno de los asistentes del cine toca la campana: es hora de ingresar.

La sala se llena y unas cuantas personas se quedan afuera. En la oscuridad del espacio, una voz femenina da la bienvenida a todos y advierte que al final de la proyección, el director del filme, Sebastián Cordero, y el de fotografía, Enrique Chediak, charlarán con el público. Una joven mujer que está a mi lado susurra con súbita emoción: “que bacán”.

Son las 11:10 y las luces se apagan; tras los créditos de rutina arranca la primera escena. Empieza, por fin, la función. Durante el visionado, me conmuevo con la música tan acertada como desgarradora que escogió Lucio Godoy, compositor argentino, para el largometraje. Creo que no soy el único: muchos tararean las frases de un cantautor  guayaquileño que conocemos de sobra.

Me muevo de la butaca solo para lo justo: tomar un par de bocanadas de mi botella de agua o para acomodarme un poco. La cinta te mantiene atrapado durante sus 90 y pico minutos de duración. En la sala solo se escucha el audio del filme y un esporádico estornudo. Parece que todos los espectadores estamos actuando también. Nos sumergimos en la tensionante y depresiva rutina de esa casa de Bilbao, lugar donde se desarrolla la historia.

En ciertas escenas el corazón se acelera. La fotografía, los planos, los diálogos, todo parece haber sido escogido con una lucidez tremenda. Gustavo Sánchez Parra -José María en el filme- ¿dónde estuviste metido todo este tiempo? ¿Cómo es que no has saltado a la palestra del cine mundial? ¿O es que yo no me interesé por este actor que ya apuntaba maneras desde la exitosa ‘Amores Perros‘ -de la que es su antagonista apodado Jarocho-? me preguntaba durante la increíble transformación que sufre el  protagonista.

No me doy ni cuenta pero el tiempo se esfumó. No queda ni un sorbo de agua en mi botella. La película está por finalizar. Nuevamente esa música, ¡esa música! aflora de la última escena. Esta vez, en la voz de una mujer de ascendencia costarricense y radicada en México desde su infancia, de nombre Chavela Vargas. ¡Qué sensación, parte el corazón con sólo oírla!.

Los créditos empiezan con las melancólicas entonaciones de un piano. Se encienden las luces. Los aplausos de un espectador hacen reaccionar al público que aún estaba impresionado. Todos aplaudimos.

Qué gusto ver una sala así de llena, especialmente en un sábado por la mañana, confiesa Isabel Dávalos, directora del Cero Latitud y de paso nos invita a iniciar la ronda de preguntas con Cordero y Chediak.

Los directores se sientan sobre la tarima ubicada a pocos metros de la pantalla. Se muestran sencillos y muy accesibles; como si tuvieran apenas dos semanas de experiencia en esto del cine.

Me interesan los personajes ambiguos, complejos y extraños;  me parece importante que haya credibilidad en las actuaciones de cada personaje, me fascina como funciona la empatía del espectador, que la gente se ponga en sus zapatos, asegura Cordero ante la pregunta de hacia dónde tira su estilo a la hora de filmar.

El amor imposible, la inmigración y la miseria humana son las temáticas abordadas en su tercera película. Se nota a un Cordero mucho más maduro. Si en sus dos anteriores producciones puso el 100% de talento en ‘Rabia’ existe el 110%.

Sebastián es más un conductor que un director. Elige bien su grupo de trabajo. Es una persona que saca lo mejor de cada persona y tiene muy claro lo que no le gusta pero está abierto para explorar cosas nuevas. En su vida personal tiene el no dañado, en cambio en el ámbito profesional lo tiene perfecto, revela, entre risas, Enrique Chediak, en alusión sobre cómo es trabajar con el director ecuatoriano.

‘Rabia’ está primera en la votación del público de este 8vo festival. No porque apoyemos lo nacional y se note nuestro patriotismo. Se encuentra en ese puesto porque la cinta tiene talento, mucho talento. Ustedes mismos atestiguarán y juzgarán cuando se estrene a nivel nacional este viernes 22 de octubre.

Terminan las preguntas. Los directores se despiden con un hasta luego. El próximo año Cordero estrena su nueva película: ‘Pescador’. Me voy con un excelente sabor de boca. Yo también con un hasta luego.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s